viernes, 4 de mayo de 2018

Großbeeren, una anhelada victoria

Un armisticio

Cuando el 4 de julio de 1813 Napoleón firmó el armisticio después de sus victorias mayores en primavera de 1813, no tenía otro objetivo que obtener el tiempo necesario para preparar a sus tropas y completar a su ejército, especialmente su caballería, después de las costosas pérdidas de la campaña anterior. Durante ese tiempo de calma, su administración completó la organización de cinco nuevas brigadas y seis divisiones de caballería ligera, tres divisiones de caballería pesada, dos de infantería de la Joven Guardia, una división de caballería de la Guardia, una división de la Vieja Guardia, y diecisiete divisiones de infantería de línea; una fuerza equivalente en número a La Grande Armée de 1806.

Las divisiones de infantería estaban constituidas principalmente por jóvenes comandados por oficiales veteranos de las campañas de Rusia y España, los cuáles, aunque tenían la ventaja de poseer mucha experiencia en el uso de bosques y barrancos como cobertura, también adolecían de un severo agotamiento debido a la guerra.

En esos días, el emperador austríaco ofreció a Napoleón unas razonables condiciones de paz; disolver el Gran Ducado de Varsovia, devolver las provincias perdidas por Prusia y Austria, abolir la Confederación del Rin y restaurar las ciudades Hanseáticas. Napoleón se negó a aceptar dichos términos, por lo que el 12 de agosto Austria se unió a la Coalición para gran satisfacción de los restantes aliados, que habían presionado a Austria para que se uniera a su cruzada. Napoleón ahora tendría que lidiar en el sur con un gran ejército austríaco, por lo que se encontraba superado en número y estratégicamente rodeado. Como consecuencia de las derrotas de Lützen, Bautzen y Dresde, Radetzky y el príncipe Karl XIV Johan de Suecia habían ideado el Plan Trachtenberg, cuyo cometido era evitar por todos los medios enfrentarse directamente con el "Ogro" y conseguir derrotar a sus mariscales y generales de forma aislada. Como se vería posteriormente, ese plan resultaría ser un éxito rotundo que expulsó a Napoleón de Alemania.

El 15 de agosto expiró el armisticio, y la ofensiva inicial de Napoleón la dirigió contra el Ejército de Silesia en el este, en parte porque sobreestimaba el tamaño de dicho ejército, pero también porque conocía la agresividad y hostilidad de Blücher hacia su persona. Dicha ofensiva la dirigiría personalmente el Emperador francés, mientras que para lidiar con el Ejército del Norte pondría al mando de Oudinot un ejército compuesto por un total de 63.600 hombres y 216 cañones, con el apoyo de Girard y Davout desde Hamburgo. Mientras tanto, a sabiendas de que el Ejército de Bohemia necesitaría unos días para maniobrar, se quedaría a la defensiva en ese frente, emplazando a los cuerpos II, VIII y el IV de caballería en posiciones de cobertura.

Blücher siguió las directrices marcadas por el Plan Trachtenberg, y respondió a la ofensiva de Napoleón con una retirada, dejando a los franceses golpeando al aire.

Oudinot intentó rehusar el honor de comandar el Ejército del Norte alegando su escasa salud a causa de las heridas recibidas en la campaña del año anterior en Rusia, de las cuáles no estaba plenamente recuperado. Su petición no fue satisfecha, ya que Napoleón consideraba que Oudinot era uno de sus mejores y más valientes mariscales, y debía ser el encargado de atacar Berlín; la ocupación de la capital sería crucial por el efecto que causaría en la moral enemiga y porque era el centro administrativo y de reclutamiento del esfuerzo de guerra prusiano.

Nicolas Charles Oudinot
Duque de Reggio y Mariscal de Francia.

Una aproximación

Las órdenes concretas de Oudinot eran asediar Berlín, desarmar a sus habitantes y dispersar la milicia, y estaba autorizado a destruirla en caso de que la ciudad resistiera. Las fuerzas del Ejército de Berlín estaban compuestas por el IV Cuerpo del general Henri-Gatien Bertrand, el VII del general Jean Louis Reynier, el XII con Oudinot al mando, y el III Cuerpo de caballería dirigido por el General Jean Toussaint Arrighi de Casanova. Una gran parte de estas tropas estaban formadas por contingentes de la Confederación del Rin y de Italia, y su calidad y fiabilidad eran más que cuestionables, en particular el escaso grado de entrenamiento de la caballería.

Las fuerzas prusianas eran una parte del aliado Ejército del Norte bajo el mando del Príncipe de Suecia, el antiguo mariscal de Napoleón cuyo nombre era Jean-Baptiste-Jules Bernadotte, el cual se había cambiado de bando para defender sus intereses particulares, los cuáles obtuvo luchando al lado del Emperador durante las campañas anteriores. Sus tropas se componían principalmente del III Cuerpo prusiano (Bülow) con unos 40.000 efectivos y el IV Cuerpo de Tauentzien con una fuerza de aproximadamente 33.000 soldados, básicamente milicianos poco entrenados pero con una alta motivación debido a encontrarse defendiendo sus hogares. Al contrario de Blücher, en este caso Napoleón había subestimado a las fuerzas aliadas de este frente.

Los prusianos habían establecido una línea defensiva al sur de Berlín en los pantanos entre los ríos Nuthe y Notte, inadecuadamente guarnecida por la 5ª Brigada de Borstell en Mittenwalde y la 4ª de Thümen en Trebbin. Las recientes lluvias habían inundado la región y dificultado en extremo el paso por la carretera de Trebbin. El día 17 de agosto Oudinot concentró dos Cuerpos en Baruth, a 38 millas de Berlín, y Reynier se les sumaría al día siguiente. Dejando a Bertrand en Baruth, Oudinot conseguiría intercambiar posiciones con Reynier, llevando al XII Cuerpo el día 19 hacia Luckenwalde en el flanco izquierdo con Reynier en el centro siguiendo los caminos a Schönefeld. Bertrand tendría una ruta corta y directa hacia Berlín en el flanco derecho.

Thümen, en Trebbin, informó de la presencia de Oudinot. Bülow avanzó hacia Berlín con dos Brigadas, y Bernadotte ordenó a los rusos y suecos avanzar hacia Beelitz y Postdam. El día 21 Bertrand marchó hacia Sperenberg y Saalow, acampando en los bosques de las afueras de Schünow. Reynier tomó Nunsdorf y acampó en Christinendorf. Oudinot y Arrighi atacaron Trebbin y la capturaron en una lucha que duró unas escasas cuatro horas. Thümen y Borstell estaban expuestos, y el camino hacia Berlín estaba despejado.

Stendingk y el Cuerpo sueco se encaminó a Saartmund, para encontrarse con Bülow. Bernadotte creyó entonces que Napoleón se encontraba presente junto a Oudinot y quiso retirarse hacia Spree, pero Bülow rehusó retirarse y Bernadotte permaneció en el sur de Berlín. A propósito de estos acontecimientos se forjó la “Leyenda de Phillipsthal”, inventada por ciertos historiadores germanos, que decía que Bernadotte quiso retirarse cuando se encontró frente al avance de Oudinot, y dejar Berlín a la merced de las tropas francesas, pero que fue obligado por Bülow a permanecer en la defensa de la ciudad. Informaciones bien documentadas rebaten esta falacia, la cual sólo estaba motivada por la mala prensa que tenía el Príncipe de Suecia en ese momento. Bernadotte ordenó a Bülow dirigirse a Heinersdorf para bloquear la carretera a Berlín, mientras los rusos y suecos se trasladaban a Ruhlsdorf y Gütergotz.

Oudinot tenía algunos problemas graves, el más importante la falta de información de inteligencia y reconocimiento, consecuencia de la ineptitud de su caballería; el 22 de agosto envió un mensaje al Emperador confirmando que esperaba entrar en Berlín el día 24 de agosto sin resistencia seria del enemigo. Mientras, su ejército no se encontraba correctamente desplegado para la batalla, si no avanzando en tres columnas en dirección a su objetivo, y en un terreno lleno de obstáculos naturales que imposibilitaban el apoyo entre ellas.

Bernadotte, alias Carlos XIV Juan de
Suecia y III de Noruega

Una batalla

Bertrand fue el primero en contactar con el enemigo en su avance hacia Blankenfelde. A las 9 de la mañana chocó con la vanguardia de las tropas de Tauentzien al sur de la población, concretamente con tropas de la división del general Leopold Wilhelm von Dobschütz. La lucha en los bosques del sur se mantuvo por varias horas, forzando a Bertrand a retirarse, ya que, aunque sus tropas eran mayores en número, no era posible desplegarlas totalmente a causa del impracticable terreno. Fueron pocas las bajas, unos 200 soldados por bando, pero dicha resistencia fue un éxito para las tropas aliadas.

En el centro, los puestos avanzados de Trebbin y Munsdorf fueron obligados a retirarse. La vanguardia de Reynier, la división de sajones del general von Sahr, alcanzaron Großbeeren a las 14 horas.

Después de un breve intercambio de fuego de artillería, los prusianos desmontaron los cañones y se retiraron. A las 15 horas Reynier capturó Großbeeren, con su flanco derecho asegurado por la ciudad y un canal justo al este de ésta. A su izquierda, Reynier ordenó a Lecoq que formara un cuadro divisional protegido por artillería. Aproximándose por el norte, Bülow estaba decidido a retomar Großbeeren, aunque sus hombres estaban exhaustos por la larga marcha desde las 7 de la mañana bajo la intensa lluvia. Esa misma lluvia ocultó los movimientos de los aliados de la vista de Reynier.
Las divisiones del Príncipe Ludwig von Hessen-Homburg y el coronel Karl von Krafft iniciaron la marcha, seguidos por von Thümen y la reserva de caballería y artillería, a fin de sorprender a Reynier. Con ese afán de sorpresa, no efectuaron las preceptivas labores de reconocimiento, y en lugar de flanquear la posición, realizaron un costoso ataque frontal. Este ataque comenzó con un duelo de artillería de cerca de dos horas, con 100 cañones aliados contra 68 franceses, y con la infantería prusiana formada a 300 pasos por detrás de la artillería esperando el momento preciso.



El general Borstell avanzó entonces desde el este sobre la población, llegando desde Kleinbeeren, mientras Krafft se aproximaba por el oeste amenazando la retaguardia de los sajones de Sahr, quienes empezaron a retirarse rápidamente. A consecuencia de la fuerte lluvia, la lucha se estaba desarrollando a cara de perro usando las bayonetas y las culatas de los mosquetes.

Reynier aportó al frente las frescas divisiones del general Pierre Durutte y el general Lecoq, pero los sajones en retirada provocaron el pánico en las jóvenes filas de Durutte, que se unieron a la estampida. Lecoq continuó avanzando, pero a medio camino recibió la orden de retirarse, y guarecerse junto al resto de tropas en los bosques de Genshagen. Reynier decidió no usar la reserva que le quedaba, la brigada del coronel von Brause.

Oudinot avanzaba al sonido de los cañones. La división de caballería ligera del general Fournier-Sarlovèse llego hasta Kleinbeeren a las 20 horas, ayudando a Reynier a que la retirada no se convirtiera en una huida desordenada. Después de perder más de 100 hombres, Fournier-Sarlovèse también inició la retirada.

Gracias al mal tiempo y al agotamiento general aliado, los franceses se libraron de una sangrienta persecución. Al día siguiente todo el Ejército de Berlín se batía en retirada.

Los franceses perdieron unos 3.000 hombres, 13 cañones y 60 vagones de suministro. Los prusianos tuvieron una 1.000 bajas. Aunque se podría considerar este resultado como un asunto menor, la realidad es que fue la primera victoria prusiana conseguida desde 1806.

Este fracaso anuló estratégicamente la posterior victoria de Napoleón en Dresde, y fulminó la confianza que el Emperador tenía en Oudinot, un mariscal enfermo e incapaz. Napoleón intentó de nuevo la conquista de Berlín, esta vez con Ney al mando y con Oudinot como subordinado, pero eso ya es otra historia; la de la batalla de Dennewitz.

Schadow, J.G. (1764-1850) - Caricatura en tinta y acuarela que muestra a un pequeño Napoleón en un duelo con un pesado y dominante Blücher, mientras que un marinero británico actúa de juez. Los participantes en el duelo son alentados por sus partidarios; generales franceses a la derecha y campesinos alemanes y un cosaco a la izquierda, toda una parodia del momento.





Bibliografía

MAUDE, Colonel F.N., The Leipzig Campaign 1813, London 1908.
PETRE, F.L., Napoleon's Last Campaign in Germany - 1813, London 1912
CHANDLER, D.G., Leipzig 1813 The Battle of the Nations, Osprey Military CS 1993
FREMONT-BARNES, G., The Napoleonic Wars, Osprey Publishing 2002
FREMONT-BARNES, G. Editor, The Encyclopedia of the French Revolutionary and Napoleonic Wars, ABC-CLIO 2006
NAFZIGER, G.F., Napoleon at Dresden, The Battles of August 1813, Emperor's Press 1994
ZUCKER, K., Design notes on Four Lost Battles, Operational Studies Group 2005

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares